Visita a la Casa de Ana Frank

La Casa de Ana Frank es, sin duda, uno de los lugares más visitados en la ciudad de Ámsterdam. En ella vivió la famosa niña judía, Annelies Marie Frank, más conocida como Ana Frank, durante la Segunda Guerra Mundial.

Ana Frank escribió durante esos años su diario ‘Het Achterhuis’ (literalmente ‘La Casa de atrás’), uno de los libros más vendidos en todo el mundo. Hoy en día la Casa de Ana Frank es un museo dedicado a su vida y a la oscura época de la guerra.

Haz clic aquí para reservar tus entradas para la Casa de Ana Frank

Todo la información que necesitas sobre la Casa de Ana Frank

En este artículo encontrarás

Información práctica: ubicación, horarios, entradas y precios
La historia de Ana Frank
¿Qué puedes esperar de tu visita a la Casa de Ana Frank?

Información práctica

Dirección y ubicación:
Prinsengracht 267, cerca de Westermarkt. La entrada es por la calle Westermarkt 20.

Transporte / Cómo llegar
Tranvía (tram): parada Westermarkt, líneas 13 y 17
Autobús: parada Westermarkt líneas 170, 171 y 172
Desde la estación central (Centraal Station) son unos 20 minutos caminando.
También es posible llegar en bicicleta.

Horarios
Horario de apertura desde el 1 de abril hasta el 31 de octubre: de 9.00 a 22.00 horas.
Horario de apertura desde el 1 de noviembre hasta el 31 de marzo: de 9.00 a 19.00 horas.

Ten en cuenta que de 9.00 a 15.30 horas solamente podrás entrar si has comprado previamente tu entrada online. A partir de las 15.30 horas es posible comprar la entrada en taquilla. Según el día, hay largas colas para entrar, así que siempre es recomendable comprar la entrada con anticipación.

Precio
Adultos: 10 €
Niños de 10 a 17 años y Carnet Joven: 5 €
Para niños hasta 9 años la entrada es gratuita

Entradas y tours guiados a la Casa de Ana Frank

Entradas

Si quieres visitar la Casa de Ana Frank por la mañana es imprescindible que compres tu entrada con antelación de manera online. Puedes adquirir los tickets a partir de 2 meses antes de la visita, por medio de la página web oficial de la Casa de Ana Frank.

Si no dispones de entrada es posible visitar el museo por las tardes a partir de las 15.30 horas, cuando se abren las taquillas para la venta de entradas. Ten en cuenta que, normalmente, hay mucha cola a esa hora.

>>> Haz tu reserva previa online

La entrada a la Casa de Ana Frank no está incluida en el I amsterdam city card o en la Amsterdam City Pass.

Tours

Dentro de la Casa de Ana Frank no se ofrecen tours guiados y tampoco disponen de audioguías.

Tour a pie en el barrio donde vivió Ana Frank

Nuestro partner Ticketbar ofrece la posibilidad de conocer la vida de Ana Frank en Ámsterdam antes de vivir en la clandestinidad. Ana Frank llegó a Amsterdam desde Alemania con su familia en el año 1933 y vivía en una casa en el Merwedeplein, al sur de la ciudad, hasta que la familia tuvo que esconderse de los ocupantes alemanes en los Países Bajos, después del inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Puedes hacer un tour privado en español, acompañado por un guía especializado en la vida Ana Frank, por el barrio donde pasó sus últimos años de vida. Duración: 2 horas.

Para más información o para reservar directamente: https://amsterdam.ticketbar.eu/es/tours-privados/ana-frank-tour-guia-en-espanol-/

¿Quién es Ana Frank? Su biografía

La historia de Ana Frank empieza en Alemania. Annelies Marie Frank nació en Fráncfort del Meno el día 12 de junio de 1929. Era una niña alemana con descendencia judía. Su padre, Otto Frank, decidió marcharse de Alemania para huir de los nazis, y se instalaron en Ámsterdam en el año 1933. Cuando Ana cumplió 13 años de edad, sus padres le regalaron un diario, que hoy en día conocemos como ‘El diario de Ana Frank’, famoso en el mundo entero.

La familia residía en Ámsterdam en el momento que empieza la Segunda Guerra Mundial (1939). El 1 de mayo del 1940 los alemanes ocupan los Países Bajos. Poco después, la familia tuvo que esconderse debido a sus raíces judías. Se instalan en ‘het achterhuis’, un escondite secreto cuya puerta estaba oculta detrás de una estantería. El refugio se encuentra en el edificio de la empresa Opekta del padre de Ana, Otto Frank.

En la clandestinidad, la familia estuvo escondida desde el día 9 de julio de 1942, hasta que fueron descubiertos el 4 de agosto de 1944. Vivían su padre Otto frank, su madre Edith Hollander, su hermana mayor Margot, el dentista judío Fritz Pfeffer y la familia Van Pels: Hermann y Auguste van Pels junto a su hijo Peter.

Ana Frank escribía a menudo en el diario sobre sus miedos en la época de guerra, los conflictos con sus padres, sus sentimientos hacia Peter. Menciona también la intención de publicar su diario después de la guerra.

Cuando la familia o los otros habitantes del escondite son descubiertos, Ana Frank es trasladada a Westerbork, un campo de concentración nazi en el noreste del país, para más tarde ser transportada en tren a Auschwitz. Ana y su hermana Margot son trasladadas más adelante a Bergen-Belsen donde ambas mueren de tifus unos meses antes de que termine la guerra. En el momento de su muerte Ana Frank tenía 15 años. Solo su padre Otto sobrevive al Holocausto.

Cuando Otto Frank vuelve a Ámsterdam y se reencuentra con las personas que han ayudado a la familia durante los años que tuvieron que vivir escondidos, le entregan el diario y otros papeles de Ana Frank que habían guardado durante su ausencia. El diario fue publicado en Holanda y posteriormente ha sido impreso en decenas de países e idiomas. Hoy en día la historia de Ana Frank es conocida en todo el mundo.

¿El diario de Ana Frank es falso?
Hay gente que no cree que el diario publicado por Otto Frank en 1947 fue escrito por la misma Ana. La escritura, el libro, el pegamento, las hojas etc, han sido analizadas. No hay indicios de que se trate de una fraude.

La Casa-Museo de Ana Frank
El 3 de mayo de 1957 la Fundación Ana Frank fue inaugurada, entre otros, por Otto Frank. El objetivo era salvar el edificio ubicado en la Prinsengracht 267, de la demolición y abrirlo al público. El refugio fue conservado y tres años después el museo abrió sus puertas. Hoy en día es unos de los tres museos más visitados de todo Ámsterdam.

¿Qué se puede esperar de la visita a la Casa de Ana Frank?

En holandés, el diario de Ana Frank se llama ‘Het Achterhuis’, que significa ‘La Casa de Atrás’. Durante la visita al museo de Ana Frank puedes visitar el escondite donde vivían Ana y su familia, junto a otras cuatro personas. Quizás no sea una visita alegre y para algunos puede resultar hasta traumática, pero para mucha gente es una visita obligatoria.

‘Anexo secreto’
En el interior de la Casa de Ana Frank visitarás lo que fue su refugio. El anexo secreto, o la casa de atrás, es un espacio que te resultará más grande que lo que quizás te esperas. La casa consta de varios espacios con dormitorios, un baño, ventanas y un salón. Tal y como describe Ana en su diario, es un refugio bastante cómodo, oculto por una impresionante estantería giratoria.

Los muebles que usaban en aquel momento lamentablemente ya no se encuentran en la casa. La casa fue vaciada por la Gestapo (la policía secreta oficial de la Alemania nazi) en el momento que el refugio fue descubierto. Fue el padre, Otto, quién decidió dejar la casa tal cual, representando el vacío que él sintió al volver de la guerra sin sus seres queridos.

Diario e historia
Aparte de poder visitar y ver la gran estancia, también aprenderás sobre la vida clandestina de la familia de Ana Frank. Es un ejemplo de la historia de los muchos judíos en Ámsterdam durante la Segunda Guerra Mundial. El diario original de Ana Frank también está expuesta en el museo, así como numerosas y diferentes ediciones y traducciones. Encontrarás su diario original en una habitación, cerca de la salida. Además, se pueden contemplar muchas fotos que también fueron rescatadas.

Aparte, hay varias proyecciones y también diferentes exposiciones para ver y visitar. La planta baja está dedicada a la libertad de expresión, la tolerancia y la lucha contra el racismo en general.

La Casa de delante
El edificio donde se escondieron Ana Frank, su familia y las otras cuatro personas, fue escogido por Otto Frank. Su empresa estaba ubicada en el mismo edificio en lo que era la ‘Casa de Delante’ (Het Voorhuis). Esta parte conserva el aspecto original de aquella época. Durante el día, las personas escondidas no podían hacer ruido, para no ser descubiertas ni traicionadas por los trabajadores de la empresa.

Ten en cuenta que lo que encontrarás en el museo puede resultar muy impactante. Por ejemplo, las proyecciones con imágenes de los campos de concentración.

¿Hay que leer el diario antes de visitar la Casa de Ana Frank?

Nada es obligatorio y puedes hacer la visita perfectamente sin haber leído una letra de su diario, pero sí que es verdad que leer el diario hará la visita aún más especial. La biografía de Ana Frank es una historia triste, que representa las vivencias de miles y miles de judíos. Su diario es fácil de leer y hay partes incluso divertidas. Al mismo tiempo nos ayudará a imaginar la vida que tuvieron muchas personas de la época.

En el museo no toda la información está en español y no se ofrecen audioguías, por lo tanto puede costar un poco entender la historia. Leer el diario de antemano lo hará más fácil.

Visitas a la Casa de Ana Frank con niños. ¿Se puede?

La historia de Ana Frank es bastante impactante y desgarradora, por lo tanto, para los niños la visita puede resultar inadecuada, según su edad o carácter. Lo más seguro es que te pregunten infinidad de cosas sobre lo que verán allí dentro, así que recomendamos tener en cuenta esta información.

Los más pequeños seguramente no se enteren de lo que ahí ocurrió. Por el contrario, los adolescentes a menudo quieren saberlo todo de Ana Frank, pero para otros niños, sobre todo las imágenes de los campos de concentración, pueden resultar demasiado duras. Afortunadamente, se puede evitar la parte de las proyecciones si así se desea.

Accesibilidad Casa Ana Frank

Lamentablemente, la Casa de Ana Frank no es accesible para personas con movilidad reducida. En silla de ruedas solamente se puede visitar la parte nueva del museo pero no el refugio de Ana Frank y su familia. La casa guarda su estructura original y podemos encontrarnos con escaleras bastante empinadas.